31 Marzo 2015

Es difícil describir ahora las sensaciones de una recién acabada Solar Race. Difícil por ser muchos los sentimientos encontrados. Pero si hay uno que puede describir cómo nos hemos sentido el equipo tras el día de hoy es: fustración. Han sido duros los días de trabajo para conseguir que el vehículo fuera lo suficientemente eficiente para finalizar al menos alguna ronda con balance positivo. Es decir, generar más energía que la consumida.

Por fin, hoy era el día. Tras las pruebas de ayer con diferentes placas y motores, hoy había un espacio de tiempo, mediodía solar casi sin nubes, para conseguir marca. 4 han sido los intentos por conseguirlo, 2 por piloto. En uno lo hemos conseguido, nuestra batería tenía mas tensión al finalizar que al iniciar la ronda. Habíamos generado más energía solar que la consumida durante motor durante la tanda de 32 minutos. Desgraciadamente el equipo de medida de los jueces se ha roto, y nuestra ronda ha sido anulada. No tenían información de nuestra energía generada. Pero bueno, teníamos otra oportunidad, media hora más de sol, había que salir antes de 5 minutos. 45 minutos han tardado los jueces en proporcionarnos un nuevo equipo de medida correcto. Aunque cerca, en el tercer y cuarto intento, el sol había perdido su ángulo óptimo.

Ver que hemos sido injustamente tratados por problemas técnicos y organizativos de la prueba, unido al cambio normativo durante la anterior edición, con la que se benefició a ciertos equipos, es fundamentalmente el motivo de nuestra sensación tras el día de hoy. Posiblemente en el futuro podamos describir con detalle las cosas positivas que para nosotros ha supuesto esta prueba. Pero no será hoy el día que lo hagamos.